jueves, agosto 02, 2012



LA REVELACIÓN


Lo recuerdo perfectamente. Fue casi una revelación. Algo adentro mío se quebró y fue lo más parecido a una liberación.

Soñé despierto que los ojos punzocortantes de alrededor miraban sin ver, y no tuve más que cerrar los míos. Cerrarlos para ver que no veían, que eran un todo que al fin y al cabo no era nada. Una especie de pseudo-fórmula matemática para suprimir el "que dirán": los demás eran lo de menos.

Una melodía deliciosamente sucia comenzó a volar desde ese cassette. Una epifanía adolescente que gritaba entre líneas "Do it yourself". Lo comprendí, lo incorporé, y sentí que no estaba solo, sino que estaba acompañado, muy.

Era algo tan simple como decidir pintar mis días del color que más me gustara. Descubrir que no solamente existía una avenida principal, sino miles de calles suburbiales, periféricas, de tierra, que conducían a otros lugares no convencionales, misteriosos y atrapantes. Alguien supo decirme que eran el camino escondido a la felicidad. Me sorprendí, después de todo no estaban tan ocultos. Sonreí.

En ese mágico momento sentí un apacible cosquilleo en mi espalda. Fue el día en el que me nacieron alas. Y ya nada volvió a ser igual...



Reacciones:

1 visiones:

reptilio dijo...

soñar despierto para viajar volar y conocer mas de uno mismo