viernes, febrero 03, 2012


Que la palabra menstruación no salga de tu boca mujer, que esa sangre es más asquerosa e impura que la de las guerras que nuestros ojos (no) se cansan de ver en televisión. Usted debe de ser una señorita con todas las letras.

¿Y que es eso del vocabulario indecente? Lavate la lengua con detergente antes de usar términos como puta o pelotudo, pero no al decir, escuchar, y vivir aquellos como corrupción, coimas, hambre, contaminación. -Esas si son malas palabras- rezaba un viejo escritor peleandole al protocolo, más obsceno que este post.


Nos advierten que es un horror masticar con la boca abierta o agarrando mal los cubiertos, pero sigue siendo muy natural sintonizar el noticiero mientras se almuerza para ver cadáveres en las calles o madres llorando en el show del horror cotidiano.

Que refinada es esa mujer que almuerza cada mediodía con sus pares famosos, con sus joyas exquisitas y siempre cuidando su mejor perfil, sus modales y sus palabras. Cualquiera podría tomarla como el mejor ejemplo de "la mujer bien" si no fuera por el zorro muerto que lleva sobre los hombros, escondiendo su corazón miserable tras un maravilloso pelaje.

Que la reina no es obscena porque perfecto viste, que el político es nuestro modelo a seguir por su tan rico vocabulario, que en este mundo patas arriba los guarangos terminamos siendo siempre nosotros, por gritar una verdad, por decir mierda en vez de amen, o por no tener un traje que nos convierta en pulcros. Que lo verdaderamente desagradable deja de ser tal con la aceptación, y que de ella nace el mundo enfermo como una triste costumbre.
Reacciones:

2 visiones:

reptilio dijo...

¡wuau!

Que gran entrada!!!!!

:P

Sofie Pascuala dijo...

Genial ese final. Muy bueno, Pichi!