martes, octubre 11, 2011

Después de leer mi primera poesía ya no vi a la lluvia como un simple fenómeno meteorológico. Cada tormenta era un pequeño apocalipsis, con jinetes y caballos llorando derrotas. Cada chaparrón era la melancolía del cielo, el desamor de algún dios, el sudor de alguna estrella pariendo estrellas.

Después de leer mi primera poesía las metáforas dejaron de esconderse detrás de textos y escenas de películas, y empezaron a dejarse ver, tímidas,entre los párrafos, deslizándose en cada diálogo, bailando alguna canción hasta el momento inentendible, dándole vida a pinturas ya no tan inertes. Si hasta los graffitis dejaron de parecerme daños vándalicos para convertirse en reflexiones urbanas y descansos obligados entre la vorágine diaria.

Después de leer mi primera poesía las rajaduras del corazón se transformaron en el tobogán de mis musas, el desamor se convirtió en aventura, el olvido en eternidad, las lágrimas en tinta, las sonrisas en lunas, las personas en historias y la vida en renglón. Ojos, oidos, olfato, gusto y tacto como plumas cotidianas.

Después de leer mi primera poesía, definitivamente, cambié al mundo.
Reacciones:

1 visiones:

reptilio dijo...

yeah!

que el mundo cambie y nos cambie con poesia