martes, junio 18, 2013



El impulso toma impulso
y en el afan de salir escupido por mi boca
usa el corazón como resorte.
Duele.

En ocasiones escapa triunfante.
Traspasa los nudos en la garganta
destroza mis dientes carceleros y rabiosos.
Y culmina su viaje estrellandose en otro corazón.

Pero otras veces intento diluirlos en poesía.
Los transformo en acordes.
Los ahogo en el río.
Los amanso en el tiempo.

Y es que los impulsos son segundos violentos.
Fogosos, turbulentos, volcánicos.
Pero son solo eso.
Segundos.




Reacciones:

1 visiones:

reptilio dijo...

nos vamos a emborrachar de lo lindo hahaha


prometido

abrazo carnal