jueves, diciembre 03, 2009





Amanecía y me despertaba pensando en ese momento. Las horas se hacían elásticas, parecían nunca cumplir su ciclo. La espera se construía entre palabras que quería decirle y maneras de decircelas. Era un martir de mi propia mente.




La tarde llegaba y con ella mi encuentro con esos maravillosos atardeceres de verano compartidos (que muchas veces se extendían hasta la mañana)




Mi discman reproducía Trenes, camiones y tractores, curiosamente la misma canción que escucho para recordar en estas líneas...




Me bajaba del colectivo, y caminaba hacia su casa. Ese inolvidable camino angosto y largo, suburbial. El paisaje constaba de varios graffitis punks, algunos hechos por ella...y siempre me entretenia leyendolos..




Y a lo lejos, vos, sentada en la vereda, esperandome...




A partir de ahi...el tiempo moría...y todo lo demás se reducía a la nada...






Reacciones:

1 visiones:

Prisss dijo...

Ouch, Pichi, ouch!