lunes, abril 15, 2013



Día triste.
Día arrugado.
Horizontal, gris, lento.
El desconsuelo viste de gala para la ocasión.

Exhalar e inhalar es más complicado
cuando se respiran angustias.
Impera el sinsentido
en esta absurda orgía de las lágrimas.

Preso dentro de una pregunta constante.
Cada signo de interrogación es un candado.
Y mientras la respuesta siga callada,
la tristeza seguirá encallada
en este río seco que soy
en los días tristes.





Reacciones: