viernes, mayo 11, 2012




Redonda, llena de misterios en su interior, débil como todo lo que pende de un hilo, habita en el aire a merced de quienes viven la ceremonia. Es entonces cuando la gente se agolpa bajo su sombra para dar comienzo al ritual. 

Sensaciones encontradas en la atmósfera, algunos no ven la hora de destruirla con el solo objetivo de quedarse con lo que lleva adentro, están los que lo viven simplemente como algo más, y otros le temen a su final, aguardando expectantes y con las manos en los oídos su estruendosa muerte anunciada. Familiar es la imagen: los más altos, que cuentan con más poder, se paran bajo la piñata colocando sus manos como quien recibe la ostia del sacerdote, a escasos centímetros del globo, para acaparar la mayor cantidad de golosinas próximas a caer. Los demás, de menor estatura, esperan agachados y un tanto resignados, los pocos dulces que los de arriba no podrán atrapar. 

Una mano extraña, una explosión y de pronto la guerra en el suelo, todos contra todos, la fiesta de la individualidad y a manotear lo que se pueda. Increíblemente nunca falta el grandote que, no conforme con todo lo que consiguió arriba, desciende a la batalla que se libra a sus pies para seguir aumentando su botín. Minutos después, cada uno en su rincón disfruta de lo que pudo obtener.

En un rincón, lacrimosos y asustados por lo que acaban de ver de lejos están los que no participaron de la ceremonia. Son los más bajitos de todos, los más vulnerables, los que no pudieron meterse,  los que no tienen papel picado en la cabeza. Pasados unos instantes de la vorágine, ellos dejan su lugar de resguardo, probablemente la pierna de una abuela o madre, para recorrer la escena del crimen con la esperanza de encontrar algún resto sabroso, algún caramelo olvidado, perdido entre las baldosas y la mugre, o incluso esperar la caridad de algún bondadoso que se digne a compartir lo que pudo conseguir, y que, precisamente, no suelen ser los más altos...





Reacciones:

1 visiones:

reptilio dijo...

a mi me late tmb la historia tradicional de la piñata y la simbologia que hay con ella

buena semana amigo