martes, abril 24, 2012





"Bailan en los días de gloria de los vencidos, hijos de la memoria, los bandidos en Saint Pauli..."

Crestas y minifaldas se mezclan en las tribunas del estadio. Una bandera flamea en las gradas exhibiendo una calavera cruzada por dos huesos en un fondo negro. St Pauli, el equipo de los pobres y humillados sale a la cancha al ritmo de Ac/Dc para jugar otro partido y defender, en el verde césped, el honor no solamente futbolístico.

Parido en un suburbio portuario de Hamburgo, este club alemán se autoproclama antifascista, antihomofóbico, antirracista y antisexista, además de ser el precursor a la hora de prohibir símbolos fascistas y actividades nacionalistas en tiempos en los que el aire olía a fascismo dentro y fuera de los estadios de fútbol. Dirigido por un presidente abiertamente homosexual, St Pauli es el club con más simpatizantes mujeres de todo el fútbol alemán. Es que, en un ambiente extremadamente machista como es el futbolístico, que el club haya retirado de su estadio las publicidades de la revista Maxim para hombres (a pedido de sus hinchas) por las imágenes sexistas de mujeres en sus anuncios, no hizo más que reforzar su romance con el sexo femenino.

Es el bicho raro del futbol, el equipo de los deheredados, de los eternos guerreros, de los débiles, de los vencidos queriendo abdicar. Como buenos portuarios, a base de esfuerzo y voluntad, desmitificaron eso de que el pez grande se come al pez chico ganándole en el año 2001 al en ese entonces campeón mundial Bayern Munich. Una pequeña epopeya, una gran alegría. Ese día, aunque largo e inmenso, Goliat no pudo atajar los dos goles de David.

El mismo pasado de precariedad y la esencia luchadora de sus aficionados son los engranajes del funcionamiento de la entidad. En el mercantilizado futbol de hoy en día no es tarea facil  pelearle a los clubes poderosos y millonarios, sin embargo, fiel al rebusque callejero de su idiosincrasia, el St Pauli ha sabido gambetear a sus crisis financieras con soluciones creativas y propias del "do it yourself" tan características de su también provocativo primo hermano, el punk rock. Su historia florece en la zona roja de Hamburgo, por lo que se decide que sea irreverentemente patrocinado por un fabricante de elementos eróticos.Entre otras alternativas económicas para salvar al club se encuentran haber emitido bonos de deuda que sus propios simpatizantes compraban para financiar al equipo. y dejar que Nike vista al equipo pero obligándolo, contrato de por medio, a que sus uniformes no sean confeccionados por mano de obra infantil.

Tripa y corazón, como el pobre, como el trabajador, como el desterrado, el club ha pasado por situaciones atípicas, justamente por ser un caso atípico. En varias ocasiones su director ténico ha llegado a convocar a un empleado de prensa al primer equipo por falta de defensores. El arte del día a día.


En una verdadera demostración de coherencia, sus valores no solo quedan en sus estatutos y banderas, sino que también se trasladan al campo de juego. Acostumbrado a la reivindicación y a la contacorriente, St Pauli demuestra su grandeza en las pequeñas cosas: en abril de 2012 uno de sus atacantes, Marius Ebbers marcó un gol con la mano que el arbitro convalidó, pero que anuló al instante tras la confesión del delantero, quien se retiró de la situación entre abrazos y aplausos por parte de sus rivales, hinchas y compañeros.






"Cada grito de gol es estar un paso más cerca de la victoria, en la cancha, en las calles y en los corazones. Pateando la pelota pateamos al sistema. Y es que jugamos como vivimos, a base de fuerza y de transpirar rabia. No hay hambre de gloria más feroz que la del desamparado, ni lucha más digna que la búsqueda de la igualdad, aun estando inmersos en la más cínica de las desigualdades. No le tenemos miedo a los gigantes y vamos a por ellos, porque mientras más grandes se piensan que son, más enormes nos sentimos"



Reacciones:

1 visiones:

reptilio dijo...

yo no se como hay gente que no disfruta el fut

quiza ellos nunca marcaron un gol

mi pasion mi locura

;D

que gran post carajo

un abrazo amigo