lunes, marzo 26, 2012

"...De repente el toro miró hacia mí con la inocencia de todos los animales reflejada en sus ojos, pero también con una imploración. Era la querella contra la injusticia inexplicable, la súplica frente a la innecesaria crueldad, esta vez el toro tuvo piedad de mi y me sentí la peor basura del mundo..."

Fueron las palabras del torero al ver al toro de frente, sin atacarlo, y sentir que el animal pedía que el mismo hiciera lo mismo por él.

Antonio Gala.

Reacciones:

1 visiones:

reptilio dijo...

ni arte ni cultura ni fiesta es tortura

a mi si me laten los toros y por eso no me gusta que los asesinen

suerte mi buen