martes, diciembre 06, 2011


El mar quiere ser hombre. Es su afán aprender a caminar y correr, escapar de su lugar, sentir la libertad del ser humano. Y aunque posea la eterna ayuda del viento, las olas mueren en el intento, a la primera caricia de la costa, dejando un cadáver espumoso. Y el deseo retrocede lentamente para volver a probar. Por las noches, la mar se agranda de la mano de la luna, pero mar queda, y con el día vuelta a intentar, otra vez sin ganar; es la paciencia del mar.

El hombre quiere ser mar. Quiere imitar su inmensidad. Y deshidrata sus penas para aparentar, pero ninguna tristeza puede ser tan grande como el mar. Quiere gritar y estallar pero se ahoga en su voluntad.

Y en lo brutal de la realidad, el hombre es hombre, y el mar es mar, aunque de a ratos se cambien de disfraz y jueguen a ser el otro; sin saber que bien dentro suyo ambos son libertad, son inmensidad...
Reacciones:
Categories: ,

3 visiones:

reptilio dijo...

y estamos los que nos quedamos en la arena sin saber que queremos

men, a darle con todo al fin de año!

Karen. dijo...

Si, es dura la realidad.

Sofie Pascuala dijo...

Oh me encantó este post!