martes, septiembre 20, 2011

Con el corazón virgen de amores él la miró a los ojos y se lo suplicó. El banco de aquella plaza era el lugar perfecto para firmar algún contrato imaginario.

La tomó de la mano y de rodillas le pidió encarecidamente que le prometiera fidelidad, sinceridad y amor del puro. No quería sangre, solo cariño, que para sufrir ya estaba el mundo.

Ella lo miró sin mirar, lo oyó sin escuchar y levantando su mano derecha hacia su hombro le respondió: "Te lo prometo, palabra de horror..."
Reacciones:

2 visiones:

reptilio dijo...

ssss que buen post!

palabra de horror :P

me llevo una para el post de colores me cae

Sofie Pascuala dijo...

Genial! Paso como volviendo a la vida bloguera!

:D

Muy buen post!