lunes, octubre 05, 2009

A mis 23 años, me doy cuenta de que, definitivamente, este pirata se convirtió en mi heroe...











GUYBRUSH THREEPWOOD



Guybrush es un joven de pasado desconocido y con la única habilidad de aguantar 10 minutos sin respirar, cuyo sueño es convertirse en un terrible pirata y ser temido en todo el Caribe.



A pesar de su torpeza, es ingenioso y locuaz y, como a todo buen pirata, le encanta el Grog(aunque casi nunca lo bebe por problemas de la edad). Hará cualquier cosa para conseguir sus objetivos y como buen pirata no dudará en engañar a todos los que le rodean para que hagan lo que él quiere. Es muy hábil con la espada y se batirá en un duelo de insultos con cualquiera. (Pelea en la que no se combate con espadas, sino con insultos para desmoralizar al rival)


Su deseo de ser pirata le hace mantener unas ideas muy masculinas, aunque estos mismos deseos le harán contradecirse durante todo el juego si desea continuar "haciéndose pirata", como por ejemplo el hecho de que en la última entrega de este juego el único barco a su disposición sea color rosa no le termina de entrar en la cabeza, así como que su timonel acepte la misión de llevarlo para "hacer unos recados de su mujer" en vez de ir "en busca de tesoros", y siempre tendrá que ceder por ideas femeninas y bastante absurdas para un pirata, con el fin de poder echarse a la mar en busca de aventuras.



El personaje será muy cómico durante toda la trama, y en ningún momento alcanzará la tranquilidad, puesto que su vida es una continua desgracia a la que no le falta comicidad ninguna.








Post homenaje a un juego al que le dediqué mil horas en la adolescencia, terminando las cuatro versiones anteriores. Mi adolescencia terminó y parecía que la quinta parte del juego nunca iba a salir, hasta hoy...Así que estos días volví a las aventuras con Guybrush y de paso me estoy dando un paseo por la adolescencia....

Reacciones:

2 visiones:

Sofi ♪♫ dijo...

"y de paso me estoy dando un paseo por la adolescencia...."


Buenísimo, Pichi :)

Cecilia Fernandez dijo...

Que buena onda...

Yo creo que la niñez nunca termina está en uno saber manejarla y poder conservarla...

Besos