domingo, abril 19, 2009


Miras las hojas amarillentas, victimas del invariable otoño, y te ves ahi, cual espejo de una tarde gris.


Fragil, te sentís tan delicado. Tu fuerza se fue consumiendo en un mar de calendarios color magenta. Tus recuerdos esparcidos por la habitacion arman el guion de tu vida, pese a que algunos quedaron embarrados por ahi, en tu mente añeja...


Miras tus manos, cuantos trabajos, cuantas creaciones pasaron por ahi. Cuantas cosas tocaste, cuantas te faltaron tocar...


Tu lucidez se ahoga lentamente, como un mosquito en un vaso de agua, aunque todavía peleas como un soldado herido, hasta el final...


Los días son espera. Espera a volver a sentir esa plenitud perdida hace tiempo, a manos del destino, a mano de las imperfecciones que traemos bajo el brazo cuando nacemos.. Esperar, esperar y esperar. El miedo a lo desconocido empieza a transformarse en deseo...


El tiempo, con sus lanzas en la mano, camina y camina, imparable, majestuoso, poderoso, y deja sus marcas de victoria a lo largo de nuestra imagen...


Vas perdiendo de a pedazos todo lo que un día supiste tener...es francamente inevitable..


Igualmente lo sabes, TODO TIENE UN FIN...


Los contrastes a lo largo de la vida; y el invierno que está por llegar....
Reacciones:
Categories: