lunes, abril 24, 2017






Cae lo más profundo de la madrugada y la derrota es absoluta. Un alma perdida en el silencio de la noche intenta escapar de la rabia: un grito desgarrador a la luna, un piedrazo al vidrio de la fábrica abandonada y Nothing From Something de Offspring suena en los auriculares para hacer de esta, la tristeza más poética posible.


Hacer nada de algo. Pulverizar el dolor, molerlo hasta que desaparezca por completo. La botella vacía y rota, desesperanza por doquier. La soledad como compañia. La tristeza punk. Marearse y aturdirse en el espiral de la tristeza, perderse en la nada como un mínimo refugio.

Es la melodía que siempre suena cuando llega el dolor.

No quiero que termine nunca esta canción.



Reacciones: